AMG International tiene ha tenido la suerte de utilizar a personas de sus propios países para llegar a su gente a lo largo de nuestra historia de siete décadas. Estas personas son pastores, plantadores de iglesias, evangelistas, médicos, enfermeras, maestros, trabajadores sociales, administradores y más. 

A continuación se muestra una carta del director de AMG Tailandia, Chowkee Min. Menos del 1% de la población de Tailandia son cristianos, y AMG Tailandia está trabajando arduamente para difundir el amor de Jesús a través de los medios de comunicación, la educación centrada en Cristo y el ministerio a familias y prisiones necesitadas.

Me siento honrado de ser parte de AMG Tailandia y de los 30 años que he experimentado la fidelidad y la provisión de Dios para mi familia. ¡Me encanta que AMG International se haya convertido en parte de nuestra familia mientras nos servimos unos a otros en oraciones, amor y apoyo!

Mi parte favorita de este trabajo es ver vidas transformadas y cambiadas a través de la salvación de Cristo. Me ha gustado ser testigo de cómo el Señor ha trabajado en la vida de las personas en el programa de albergue y en el ministerio carcelario. ¡Aprecio a todos los que apoyan nuestro ministerio tanto en oración como financieramente!

Al reflexionar sobre el año 2020, recuerdo cómo el Señor usó una pandemia global para Su gloria. ¡Fuimos increíblemente bendecidos con buena salud, protección y provisión de nuestro Padre Celestial el año pasado! La mayoría de nuestras necesidades en Tailandia por la pandemia vinieron en forma de peticiones de oración, lo que nos permitió tener algunos de los momentos de oración más poderosos que jamás haya experimentado. El año pasado nos ayudó a muchos a darnos cuenta de que no somos a prueba de balas. Ningún método de protección física podrá reemplazar la protección que viene del Señor. 

En nombre del equipo de AMG Tailandia, agradecemos sus oraciones, amor y cuidado por todos nosotros. ¡Agradecemos su apoyo para ayudar a sostener este ministerio! Esperamos seguir sirviendo a Dios en el campo misionero con pasión. 

¡Gracias, y que el Señor continúe bendiciéndolos a todos!

En su servicio,

Chowkee Z Min y Gaye